1 yogur natural (o de limón)
3 medidas de yogur de harina
2 medidas de yogur de azúcar
1 medida de yogur de aceite de oliva suave
1 sobre levadura
3 huevos
1 limón
Aroma de limón (opcional)
Azúcar glass
Jugo del limón
50 MINUTOS
DIFICULTAD BAJA
4-6 PERSONAS

- Preparación -

Antes de empezar, ponemos a precalentar el horno a 180 grados. Empezamos con el bizcocho, primero ponemos en un plato los huevos y los batimos bien .Añadiremos el yogur y mezclaremos todo hasta que se integren bien los ingredientes. Vertimos el azúcar y lo añadimos a la mezcla. Repetimos la operación y batimos. Luego incorporamos el sobre de levadura y batimos enérgicamente para ir consiguiendo una masa homogénea.


Llenamos entonces el envase del yogur de harina y lo añadimos a la masa. Repetimos la operación otras dos veces más y batimos bien. Echamos el aceite de oliva suave y lo mezclamos. Cogemos el limón y lavamos y secamos bien la piel. Ahora con el rallador de muescas finas, rallamos la piel y lo agregamos. En este paso, si no tenéis limones, podéis añadir unas gotas de esencia de limón. Para potenciar el sabor añadimos unas 3 gotas. Cuando esté todo bien integrado, prepararemos el molde. Tomamos el molde y lo embadurnamos bien con mantequilla o margarina. Todo bien embadurnado porque si no eso puede hacer que se nos pegue el bizcocho en el molde.


Añadimos un poco de harina y lo espolvoreamos, eliminando el sobrante. Una vez el molde listo, ponemos la mezcla dentro y lo introducimos en el horno durante unos 40 minutos a unos 180 grados. Podremos ver si ya está hecho o no pinchando con un palillo el bizcocho, si este sale seco es que ya estará listo. Si sale mojado lo dejaremos unos 5-10 minutitos más, siempre vigilándolo claro. Ahora vamos hacer la glasa que luego pondremos por encima del bizcocho. Se exprime bien un limón, lo dejamos apartado. En un bol ponemos un buen montón de azúcar glas y vamos añadiendo unas gotas del zumo del limón, poco a poco, sin pasarnos y removiendo bien. La glasa estará hecha cuando tengamos una textura pegajosa, pero no líquida completamente, ni como pegamento… tiene que ser una textura un poco consistente .Finalmente solo quedará repartirla por encima en cuanto se enfríe se endurecerá un poco. Si os ha quedado líquida no pasa nada, lo absorberá el bizcocho y así quedará más esponjoso.

A disfrutar de un estupendo bizcocho de limón.

 

Puede interesarle la receta salsa alioli, fácil de hacer. La receta salsa bechamel, página dedicada a esta famosa salsa. Visite estos postres para enriquecer su cocina, bizcocho de chocolate, leche frita y pestiños. Merece la pena detenerse un poco de tiempo y hacer deleitar a sus comensales. Colaboran con la sección la Agencia de publicidad Sevilla y las Tiendas de novias en Sevilla.